UANL : ENTRE GONZALITOS Y LOS MEDICOS CENTAVEROS

RAÚL A. RUBIO CANO

El derecho a la Salud de los mexicanos va muy en serio y por eso el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) desde el día primero de enero va estableciéndose en todo el país, rompiendo esquemas, que por más de 30 años se fueron consolidando para convertir el derecho a la Salud, en una vil mercancía. Esta mercantilización de la salud va en vías de extinción, de allí, el rechazo del PRIAN y sus gobernadores, no digamos de las mafias médicas y de laboratorios y comerciantes de medicinas y sus vínculos imperiales, porque muy en serio va ahora, la atención y las medicinas gratuitamente al pueblo de México. Por ello, es de aplaudir la actitud del director del Hospital Universitario, doctor Edelmiro Pérez y sobre esto, la actitud del rector de nuestra máxima casa de estudios, la Universidad Autónoma de Nuevo León, ingeniero, Rogelio Garza, para apoyar decididamente el paso del Seguro Popular en el HU, a pesar de la problemática que ello implica, -entendamos: es un cambio de régimen- al Insabi. La Cuarta Transformación ha llegado a la UANL y va con todo para transformar a nuestra Universidad en una universidad del pueblo y para el pueblo; un proyecto original desde su fundación en 1933, y no digamos en 1969, con el establecimiento de la Autonomía Universitaria, pero, que las fuerzas oligárquicas más reaccionarias de la entidad y la penetración del imperialismo Yankee a través de fundaciones como Kellogs, Ford, USAID y demás instrumentos del Yankee, fueron doblegando el proyecto de estudiantes, maestros y autoridades, para impedir el crear a fondo una universidad científica, popular y democrática, consigna de aquellos años libertarios de los sesentas y setentas del siglo pasado y que hoy, de frente a la 4T, se reaniman y proyectan en el andar de la construcción de un nuevo régimen respetuoso de las máximas constitucionales del 5 de febrero de 1917, no digamos de los sueños de los Flores Magón en lo que fue el proyecto del Partido Liberal Mexicano, basamento del movimiento revolucionario de 1910, que plantearon el equilibrio de factores de la producción (Capital-Trabajo Asalariado) y que hoy, esa máxima constitucional, vuelve a ser guía para el desarrollo nacional y se termina así, con el régimen del Neoliberalismo de sólo favorecer al gran Capital y desfavorecer y hasta destruir al pueblo trabajador, a la vida humana y la Naturaleza. Con la 4T en el HU de la UANL, se pone más que en evidencia la labor atroz que por décadas se fue permitiendo para convertir la atención a la Salud en una mercancía, para formar médicos y trabajadores de la salud en general mal pagados y al servicio de la medicina privada. La formación del médico (a pesar de los cursos de ética para esa profesión en la Facultad de Medicina, por el doctor Juan de Dios Sánchez) se terminaba creando médicos “centaveros”, sin sentido social y patriótico, pensando sólo en poner su consultorio, su farmacia, clínica u hospital (de esa camada neoliberal salieron los hoy magnates de la medicina privada local, olvidándose de la medicina social, no digamos preventiva, lo que les interesa es atender su Capital, para nada sanar al enfermo); se buscó con el Neoliberalismo en la atención a la Salud, terminar con la filosofía de servicio humano y científico sembrada en la entidad por el doctor José Eleuterio González “Gonzalitos” (lean los tomos publicados de Gonzalitos por la UANL y comprenderán lo magnánimo de este prócer de la medicina local). Hoy, al contrario, en los hechos, la 4T abre su sepulcro y lo proyecta como insigne ente a la vanguardia de las nuevas generaciones y luchas por la calidad, eficiente servicio y en sí, la gratuidad a la atención de la Salud y sus medicamentos y es aquí, donde los médicos “centaveros”, donde la estructura de formación de la ciencias de la salud y el mismo HU, crujen y se ponen a prueba en todos sus niveles para adaptarse a las exigencias de la 4T y de las exigencias presidenciales y Constitucionales de que la Salud es un derecho y no una mercancía. Como informó ayer el periódico La Jornada, en documento del rector de la Universidad de Zacatecas, entregado personalmente a Luciano Concheiro Bórquez, subsecretario de Educación Superior de la SEP: La 4T plantea “un movimiento refundacional, consistente en generar desde la base misma de la comunidad (universitaria) y con la activa participación de estudiantes, profesores e investigadores, un sujeto de cambio en un proceso de auto transformación institucional”. Ello obliga a “instaurar mecanismos para una administración eficiente y transparente de los recursos universitarios y la rendición de cuentas a la sociedad.” Enhorabuena por haber aceptado el arribo del Insabi al HU, por ir integrando la 4T a la UANL ¡Órale! raurubio@gmail.com