PLUMAS

PLUMAS

En el polígono del primer cuadro de la ciudad de Monterrey, se levantan al menos cinco plumas para construcciones de alto calado.

Conjuntos habitacionales en partes varias. De precios astronómicos para la mayoría de los regiomontanos.

Se jactan los inversionistas de tener vendido, aun sin terminar la edificación, la totalidad de los espacios.

Los nuevos guetos en una zona en proceso de deterioro, con baja plusvalía, nos muestra la intentona de revivir a un enfermo desahuciado.

El Monterrey progresista se alejó de las familias decentes. De aquellos solidarios y bien avecindados. Para acoger en sus calles y avenidas maltrechas y maltratadas, a gavillas de delincuentes y sinvergüenzas.

Los hay de cuello blanco, en su inmensa contabilidad. De vendedores de facturas y al amparo del poder social.

Los simples delincuentes, los integrantes del crimen organizado, sus comandantes y sujetos operativos continúan viviendo en las faldas del Cerro de la colonia Independencia o en el área de San Bernabé, donde finca sus bases electorales el PRI.

Quienes dirigen las mayores células, viven en San Pedro, asisten a colegios exclusivos sus hijos y ahora también le invierten en esos fabulosos elefantes en calles dudosas.

Todo, para lograr blanquear su dinero. Sus millones de dólares, en una ciudad tan vilipendiada.

Dr. Gerson Gómez Salas.

Monterrey N.L.

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x