NOROÑA: PASIÓN POR MÉXICO

ROBERTO GUILLEN
No, no me equivoqué, dije para mis adentros, apenas concluyó la entrevista exclusiva que me brindó ese personaje de la valentía panchovillesca, Gerardo Fernández Noroña. Porque han de saber, queridos lectores, que el autor de las presentes líneas, se dio la oportunidad de escribirle un monólogo a esta singular figura de la Cuarta Transformación. Sí, es una ´pieza donde damos cuenta del gran compromiso que le asiste al famoso Noroña- estrella del Twitter- por transformar las estructuras ruinosas que nos heredaron los hampones del PRIAN. Les confieso que mis referencias de su persona tan sólo eran de un curioso periodista, que busca motivos para Escribir,pero que siempre ha procurado mantener una sana distancia de toda esfera de Poder.Pues como dice “mi compadre” López Obrador, Amor con Amor se paga. Y pues que me regresa la copa, y ahi me ven ustedes, en un privado del Hotel Monterrey, entrevistando en exclusiva al gran Noroña, ese chilango internacional que gusta de los manjares en restaurantes chics, y que suele despellejar discursivamente a sus oponentes, además de sacarlos de sus casillas como suele hacerlo cotidianamente con el tomandante borolas, alias felipe calderón.Que nos dejaron un pais, equiparable a un carro que dejan abandonado, sin ruedas, con los cristales rotos, con el motor averiado y sin batería. Que nunca les había interesado la salud de los mexicanos y ahora se tornan patéticamente quisquillosos. Es toda una cátedra de civismo espectacular presenciar una conferencia de Noroña. Es asistir a la revitalizante personificación del : ¡NO TE DEJES, MEXICANO! Es vivenciar la rabia chilanga que ha llegado al Poder. El mexicanísimo teatro chilango de la rabia inteligente. Como recordando a Palillo madreando a los pulpos chupeteadores. Procaz, explosivo y muuuy informado. Claro,la Chilangalópolis es otro Nivel. Mientras en Monterrey los taxistas te aburren con su fanatismo futbolero, el taxita chilango te lo embadurna con sus gustos refinados por el rock,la literatura y sus viajes que le dan un biselaje cosmopolita. Me quedo con esta expresión del chilango internacional en el Hotel Monterrey:
Los priistas y panistas estan derrotados, están moralmente derrotados porque no hablan como nosotros, porque nosotros hablamos con el Corazón, ellos están huecos, son hipócritas, no aman a México.