MIGUEL TREVIÑO: UN LIDERAZGO DIFERENTE

MIGUEL TREVIÑO: UN LIDERAZGO DIFERENTE

DANIEL BUTRUILLE

Nadie le prometió un lecho de rosas. Todavía, no logra quitar las espinas a las rosas que le dejaron como herencia del “municipio modelo” de México. En verdad, la intensidad de los pataleos de la partidocracia en contra del alcalde sin partido de San Pedro Garza García muestra la profundidad de la herida que resintieron y el sufrimiento que todavía no pueden disimular por la pérdida de una plaza estratégica en términos de administración municipal. Todavía le falta mucho a Miguel Treviño y a su equipo de trabajo para demostrar que tienen bajo control a los principales ejes temáticos que marcarán su administración. Pero ha logrado avances significativos que obligaron a los adversarios a repensar una estrategia destructiva que no ha alcanzado a destruir los objetivos centrales. Todavía, falta mucha capacidad de negociación para obligar a Mauricio Fernández a replantear su intento de imponer falsas donaciones, y quizás a lograr transformarlas en semillas para museos más aterrizados y finalmente provechosos para la comunidad sampetrina y regiomontana. Pero ha logrado detener el intento de agandallamiento y de prepotencia que había dejado sembrado su predecesor. Supo parar lo imparable. Ahora falta ver si existe capacidad y voluntad de negociación razonable. Todavía falta mucho para que pueda hacer prevalecer su esquema de seguridad, en un entorno en el cual un gobierno estatal débil e inconsistente juega más a estorbar que a coordinar esfuerzos, y más a hablar que a controlar el crimen. Pero, ha logrado que se mantenga la estructura de seguridad propuesta. Falta que demuestre que será para bien. Falta todavía mucho para que mejore la calidad de vida que tanto ha prometido restablecer, pero le ha devuelto a la ciudadanía una parte de su capacidad de acción mediante un incremento significativo del presupuesto participativo. Falta mucho para devolver a la administración municipal la agilidad y la integridad que exigen los ciudadanos, pero ya emprendió el camino de la depuración y de la simplificación de las estructuras municipales. Poco a poco, los enemigos se resignarán a solamente seguir siendo adversarios y a dejar que San Pedro sea sujeto a ideas diferentes, a liderazgo diferente y a una visión diferente. La tarea seguirá siendo de Miguel Treviño. De demostrar que lejos de la partidocracia, en México se puede construir un futuro esperanzador, seguro y próspero. butruilled@hotmail.com

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x