LOS DINEROS DE LOPEZ

LOS DINEROS DE LOPEZ

DANIEL BUTRUILLE

Reducir el presupuesto de Cultura de 7.6%, el de la UNAM de 6%, el de CONACYT de 12.8%, el de la Secretaría de Medio Ambiente de 32%, el de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural de 28% no puede significar nada bueno por parte de un gobierno “progresista”. La única explicación que podemos encontrar como justificativo, es que, durante la transición, se percataron que el costo de las ineficiencias y de la corrupción en dichas dependencias era respectivamente de 7.6% o más en Cultura, de 6% o más en la UNAM, del 12.8% o más en el CONACYT y agárrense, de 28% o más en la Secretaría de Agricultura y de 32% o más en la Secretaría de Medio Ambiente. ¿Será? ¿Aplicará el mismo concepto a la reducción del presupuesto (-9%) de la Secretaría de la Marina Armada de México? La reestructuración del presupuesto refleja las nuevas prioridades de Bienestar Social. Nadie se lo puede reclamar. Los recursos aplicados al Bienestar Social serán rápidamente inyectados en la economía y traducidos en alivios reales para una parte significativa de la población más vulnerable. Ni los adultos mayores ni los “Jóvenes Construyendo el Futuro” se dedicarán a atesorar sus nuevos ingresos. Los gastarán inmediatamente para construir su nuevo Bienestar. ¡Qué bueno! Será dinero que regresará rápidamente a los circuitos económicos, a través del consumo. Lo que asombra en el proyecto es aspirar a este Bienestar Social sin mayores recaudaciones. ¿Realmente, el Bienestar Social deberá lograrse castigando la Cultura, la Ciencia y la Tecnología, el Medio Ambiente y el Desarrollo Rural? Desgraciadamente, los aspectos encomendables del nuevo régimen con relación al Bienestar Social, se lograrán a través de una nivelación negativa. Una nivelación hacía abajo. ¿A dónde está en el Presupuesto la mayor recaudación indispensable para poder redistribuir? Generar Bienestar Social afectando la Cultura, la Ciencia y la Tecnología, la Educación Superior y el Desarrollo Rural no es progresista, es destruir el futuro. ¿Por qué el nuevo gobierno no tiene la congruencia de sus propuestas? Decide aplicar de inmediato sus propuestas sociales, pero decide esperar tres años para modificar el esquema fiscal indispensable para financiar su programa. Mientras, destruirá la Cultura, la Educación Superior, la Ciencia y la Tecnología, el Desarrollo Rural y el Medio Ambiente. Parece un juego de Ganar – Perder. No un juego para Ganar – Ganar. ¿Será que AMLO hizo un pacto con quienes podrían (deberían) contribuir más, para acceder al poder? La estabilidad de un gobierno es función directa de su congruencia. Hago lo que digo, digo lo que hago. butruilled@hotmail.com

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x