LOS COMERCIANTES DE VOTOS

LOS COMERCIANTES DE VOTOS

DANIEL BUTRUILLE

¿Quién resultó más afectado (para no decir perjudicado) por la decisión de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial Federal cuando determinó que en la jornada del 1 de julio hubo graves irregularidades en el manejo de los paquetes electorales que pudieron incidir el resultado de la elección y vulnerar el principio de certeza? ¿Los electores? Sin duda ninguna. Anularon el ejercicio cívico al cual se habían prestado de buena fe, sufriendo incomodidades, para que les informaran que todo esto no había servido de nada. ¿Qué culpa tienen ellos? ¿Los candidatos? En mucho menor grado que los electores, ya que el Tribunal les permite volver a cometer la misma insensatez, siendo nuevamente candidatos con los mismos argumentos que no fueron capaces de convencer a los electores, con recursos públicos nuevamente y con los mismos rencores que ya exhibieron para resaltar sus frustraciones y sus incapacidades a solucionar los graves problemas de la Ciudad. ¿La Comisión Estatal Electoral? Seguramente, resulta afectada porque tendrá que ponerse a trabajar horas extras. Conociéndolos, sabemos que sabrán obtener ventajas pecuniarias sustanciosas del proceso extraordinario. ¿Pero no es ella la principal responsable (¿culpable?) de la anulación? ¿No fue su incompetencia en la organización, supervisión y contabilización final del proceso la principal responsable de tantos errores, tantas urnas violadas, tantas casillas canceladas que a la postre dieron argumentos al Tribunal (bajo la influencia de los partidos políticos) para tomar una decisión tan cuestionable y tan rechazada por buena parte del electorado? ¿El Tribunal? Es el menos afectado. Los jueces siguen gozando sus prebendas insultantes, vendiendo sus votos al más generoso (o al más necesitado) y solamente esperando la próxima para repetir el ejercicio a su favor. No cabe duda que la democracia (o lo que así se denomina en México), requiere todavía innumerables aprendizajes, y que la participación de los ciudadanos (también llamados electores) en este ejercicio, no puede aflojar. Los buitres vuelan muy bajo para aprovechar cualquier oportunidad. Lo que transmitió el Tribunal es un mensaje ominoso de estos comerciantes de votos que representan la partidocracia y que no cederán en sus pretensiones de explotar los recursos del país en beneficio de sus intereses. butruilled@hotmail.com

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x