LOS CANDADOS

Se han impuesto a las leyes de la selva. No de la capacitación del trabajo. Mucho menos a conservar la integridad aun a costa de la información privilegiada. Por ello al terminar sus encargos laborales, la mayoría de ellos termina trabajando en la iniciativa privada o como miembros del sistema directivo de las empresas.

Ellos conocen perfectamente cada una de las aristas de las leyes. Las construyeron incluso con deficiencias. Para poder amparar a los amos del poder. Así satisfacen cada uno de sus posibilidades.

Con la próxima posibilidad de votar en la Cámara Alta, a fin de reservar las áreas estratégicas y sus trabajadores por un período de diez años, no solo le resta poder a la seducción de la riqueza.

Como debiera ser desde el comienzo. Con el fin noble de servir a la nación. No del beneficio personal a ultranza.

Certeramente chocará con la constitución mexicana. Pues es un derecho de emplearse en una labor digna. La ley trata de defender el fin superior de la nación por encima de los intereses de los particulares.

Esa es la apuesta de los legisladores. Muy probable de resultar aprobada. Peleando en la Suprema Corte de Justicia su legalidad.
Un acto tan simple como ético

Dr. Gerson Gómez Salas.

Monterrey N.L.