LA PARTIDOCRACIA NO SABE VIVIR SIN CORRUPCION

LA PARTIDOCRACIA NO SABE VIVIR SIN CORRUPCION

POR DANIEL BUTRUILLE

En las historietas de “Asterix el Galo”, el imperador romano Julio César se topa continuamente con la resistencia del pueblo galo que se rehúsa a aceptar su dominación. Le sugieren a César causar conflictos internos entre los Galos, lo que  los llevará a su destrucción. Le instruye a su agente “Detritus” (Basura) se introduzca en la comunidad gala para sembrar la cizaña, la desconfianza, y la duda entre los galos. En las historietas de la Participación Ciudadana en el Estado de Nuevo León, la partidocracia se topa continuamente con la resistencia de una Sociedad Civil que se rehúsa a aceptar sus dictados absurdos y su afán inmoderado de poder a través de la corrupción. Con motivo de la implementación de la Ley del Sistema Estatal Anticorrupción, la partidocracia intenta sembrar conflictos internos dentro de la Sociedad Civil. Encontraron a su agente “Detritus”  (Basura civil) y lo introdujeron dentro del Comité de Selección del Sistema Estatal Anticorrupción para sembrar la cizaña, la desconfianza y la duda entre los auténticos representantes de la Sociedad Civil. “Detritus” logró imponer el nombramiento de un Comité de Participación Ciudadana que actúa en contra de los principios de transparencia y de máxima publicidad que promueve la Sociedad Civil. Luego, dicho Comité de Participación Ciudadana reuniéndose en espacios de la partidocracia, fraguó un complot para nombrar a un agente de la partidocracia cómo Secretario Técnico del Sistema. Aparentemente, ganó la partidocracia la primera ronda. Tres años de esfuerzos combinados de la Sociedad Civil para crear un marco de acción que permita acotar y anular la corrupción se fueron al caño. La partidocracia no sabe vivir sin corrupción; la que destruye, ensucia y desprecia cualquiera que no se someta a sus exigencias amorales. La Sociedad Civil de Nuevo León se prepara para usar las armas legales que permitan anular las decisiones del Comité de Participación Ciudadana, y para relegar a “Detritus” y sus socios en terrenos inhóspitos en los cuales no podrán actuar. El combate a la corrupción debe ubicarse en el terreno legal. El combate a la corrupción debe enfocarse a descobijar a los “Detritus” que utiliza la partidocracia para hacer sus trabajos sucios. El combate a la corrupción debe mantenerse en el terreno de la legalidad y de la decencia. Ahí está el futuro de un México de progreso y capaz de enfrentar el siglo XXI. butruilled@hotmail.com

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x