LA LUCHA POR LA CULTURA

LA LUCHA POR LA CULTURA

ROBERTO GUILLEN
Queridos lectores, una vez más volvimos a presenciar al gran valor de promotoría cultural que significa el buen Guillermo Gómez, quien haciendo equipo con el dramaturgo y periodista, Gabriel Contreras, se dan la oportunidad de convocar a la gran familia luchística, cuyo héroes urbanos de carne y hueso acuden al llamado para volvernos a percatar que a pesar de los costalazos y sus negras facturas, la mexicanísima lucha libre es inmortal. Que nuestro promotor cultural no sólo se reduce a organizar los combates para divertimento dominical de los chiquitines y demás familias,sino que también le asiste una vocación editorial por hacer visible las historias de rudos y técnicos, a través de su revista La Reynera, única en su tipo a nivel nacional. Que año tras año nos convoca al ciclo de conferencias, denominado Lucha por la Cultura, donde acuden los enmascarados a contarnos sus peripecias y revelarnos que esto de andarse trepando a las cuerdas de un cuadrilátero dista mucho de ser un mero acto circense, ya que hay quienes literalmente pasaron su infancia entre el universo de los encordados, tal como lo atestiguan el Genocida y su tio El Robocop, en ese antro denominado La Casa del Ogro,donde a un periodista iconoclasta le tocó entregarle su respectivo reconocimiento a El Panda.
Y a la hora de las preguntas que a ese periodista iconoclasta se le ocurre lanzar una traviesa pregunta al aire:
Y si es tan ruda y tan peligrosa la lucha libre por qué no tiran la toalla?
Porque esto se lleva en la sangre, contesta el Robocop

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x