LA FARSA DEL SISTEMA ESTATAL ANTICORRUPCION

LA FARSA DEL SISTEMA ESTATAL ANTICORRUPCION

DANIEL BUTRUILLE

…¡Y el Sistema Estatal Anticorrupción se sigue desgranando! La renuncia de Mauricio Morales reduce a tres el número de integrantes del Comité de Participación Ciudadana, sobre un total de cinco que debería tener. Confirma lo que ya se sabía, que la selección de los miembros de este Comité no reunía las condiciones para desempeñar cabalmente su responsabilidad. Falta de antecedentes comprobados en el combate a la corrupción, falta de dedicación exclusiva a un puesto que muchos consideraron como una ocupación de tiempo parcial, a pesar de la generosa remuneración asignada a esta función, falta de motivación para promover el combate a la corrupción que representa la esencia de esta pieza clave dentro del Comité Coordinador del Sistema Estatal Anticorrupción. El propio Morales señaló que sus asuntos personales le impedían prestar atención a su encargo en el SEA. “Decido dejar el espacio que me fue asignado para que pueda ser ocupado por una ciudadana o un ciudadano que reúna las credenciales idóneas para el desempeño dentro del Comité». Lástima que se haya dado cuenta 15 meses después de haber aceptado su nombramiento por un Comité de Selección que, obviamente, no utilizó los criterios adecuados para seleccionar los candidatos idóneos. ¿De los tres restantes, cuantos adolecerán del mismo problema? No cabe duda que el entorno político no es ideal para combatir la corrupción, y si además los encargados de combatirla lo hacen en diletantes, cómo una “chambita” adicional, podemos afirmar que la corrupción tiene todavía días prósperos por delante. La ley del SEA parecía abrir camino para poder darle golpes a la corrupción, a pesar de algunos ajustes hechos con manía por los diputados locales, antes de su aprobación definitiva. La realidad nos demuestra que la malicia de los diputados en los procesos de nombramiento del Comité de Selección y del propio Comité de Participación Ciudadana estuvo bien calculada. Engendraron otro organismo (costoso) cuyos frutos no dejarán semillas. Prevalecerá la inoperatividad diseñada a propósito y Nuevo León no se distinguirá por ser el estado líder en el combate a la corrupción. Triunfa un gobierno que accedió al poder gracias a un discurso agresivamente anticorrupción y que se ha caracterizado por escándalos que van desde el cobijagate hasta el vergonzoso desenlace del dron, que resultará un símbolo grotesco de un supuesto gobierno independiente. Triunfa la partidocracia y sus arreglos a oscuras que se traduce ahora en una nueva forma de corrupción: la publicación de textos de ley alterados sin el consentimiento del pleno del congreso. Diputado engaña a diputados. ¿Qué más podemos esperar? butruilled@hotmail.com

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x