ENTRE MARIONETAS Y COMPARSAS…

ENTRE MARIONETAS Y COMPARSAS…

POR DANIEL BUTRUILLE

“2018, Año de la Autonomía en la Procuración de Justicia». En sesión solemne, los diputados locales e integrantes del Comité de Selección del SEA (Sistema Estatal Anticorrupción), develaron en una placa las letras inscritas en color dorado en el Muro de Honor, ubicado en la pared derecha del Pleno. También estuvieron presentes los integrantes de la Procuración de Justicia favorecidos por dicha Autonomía. Arturo Salinas, coordinador de la bancada del PAN, señaló que gracias al trabajo de los Diputados y del Comité de Selección, el SEA de Nuevo León ha sido señalado como el mejor del País. Con la pena del mundo por ser aguafiestas, yo corregiría diciendo que a pesar de los Diputados y del Comité de Selección, el SEA de Nuevo León puede ser señalado como el mejor del país. Gracias a una colaboración inédita de la sociedad civil y del poder legislativo, se logró una Ley del Sistema Estatal Anticorrupción, casi ejemplar en Nuevo León. Desgraciadamente, raramente las cosas salen perfectas a la primera. Si bien, no se trata de cuestionar la integración del Comité de Selección, producto de la Ley del SEA, se trata de sugerir mejoras a su desempeño y correcciones a la Ley. Un Comité Ciudadano se debe a la transparencia en su actuación y en sus decisiones, por simple decencia hacía la ciudadanía de la cual se origina. A pesar de repetidas peticiones, dicho Comité nunca hizo público el listado de requerimientos que estableció (¿o será que debería haber establecido?) para calificar a los aspirantes a los puestos de las fiscalías. Todavía estamos esperando este listado, que debería haber sido establecido en base a la recién reforma constitucional, aprobada por unanimidad por el H. Congreso del Estado. Luego, el Comité de Selección, de acuerdo con la Ley debía presentar a los diputados una lista “fundamentada” de recomendaciones, basada en los méritos específicos de los candidatos. Todavía estamos esperando la famosa lista. Solamente supimos que habían entregado a los diputados un listado de 48 candidatos que cumplían los requisitos de una convocatoria insultante por su imprecisión y su falta de rigor jurídico, redactada por la Comisión Anticorrupción del Congreso, a la cual no hicieron ninguna objeción ni corrección. Qué bueno que Arturo Salinas y sus amigos diputados hayan encontrado comparsas para declarar en letras doradas unos logros que están lejos de lo que anuncia la placa. Lograron perpetuar la partidocracia en la procuración de Justicia, alejando por muchos años el verdadero combate a la corrupción. Esto no compensa la frustración resentida por quienes creyeron genuinamente que los diputados eran de fiar. No son. La participación ciudadana consiste en un largo caminar, lleno de tropiezos y desilusiones. Algún día, los ciudadanos sabrán imponer respeto a una clase política y a una partidocracia que todavía se creen suficientemente superiores para mofarse de sus electores. Ya está por llegar el día de las elecciones. Día del juicio ciudadano. butruilled@hotmail.com

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x