EL SER DEMÓCRATA: LEÓN ACOSTA

“LA DEMOCRACIA ES UNA FORMA DE VIDA QUE SE FUNDA EN EL CONSTANTE MEJORAMIENTO ECONOMICO, SOCIAL Y CULTURAL DEL PUEBLO”

Para el constitucionalista León Acosta, autor del libro “Ciudadanos X la Democracia”, el político de nuestro tiempo es un reprobado en materia de legalidad. Un desmemoriado glotón del dinero que no ha cumplido con la gran asignatura que nos demanda el Constituyente, en el artículo 41: “promover la vida democrática del pueblo y hacer posible el acceso de la ciudadanía a los órganos de representación política”. Si en la profesión cotidiana de todo abogado es un hecho natural que todo derecho conlleva una responsabilidad, en la práctica de nuestros políticos, pareciera que les pagan por entorpecer el proceso democrático en México. Aquí la entrevista con una figura que se perfila para ocupar un sitio prominente en el ámbito de la Cultura de la Legalidad. Que la transparencia ha llegado para quedarse, que los arreglos en lo oscurito ya son cosa de una fauna política en desgracia. Que un gobierno abierto sin rendición de cuentas no es gobierno.

Uno de los objetivos de este proyecto, es cómo podemos encaminarnos a que el ser una persona demócrata se vaya convirtiendo en un valor entre los ciudadanos, que no sea un terminajo mas, gastado por la costumbre, sino que sea un término que nos infunda respeto, responsabilidad. ¿Por principio de cuentas, qué es para León Acosta ser un demócrata? ¿Cómo definirías una persona que se precia en definirse como un demócrata?

Mi estimado Guillén, yo creo que todo empieza con las ideas que tenemos, todo empieza en el pensamiento, creo lo que pensamos, luego lo vamos traduciendo en una realidad. Creo que para ser un demócrata, primero hay que pensarse como un ciudadano, y olvidarse de prejuicios de desigualdad; creo que alguien, por una circunstancia social o política, es mejor que otra persona, sino vernos como iguales que coexistimos en un mismo territorio, en un mismo estado, en el que, lo que hacemos o dejamos de hacer construye nuestra realidad, es decir, que la realidad social depende de nosotros y preguntarnos, hacer una reflexión interna, hacia nosotros mismos y preguntarnos qué realidad social es la que queremos: la realidad social es la que tenemos , nos gusta o podemos mejorar y en caso de poder mejorarla, cómo le hacemos. Yo creo que esa es la premisa fundamental para poder ser un buen demócrata: número uno, tener ideas democráticas, ideas donde respetemos la libertad, la libertad de diferencia de nosotros y nos veamos como personas iguales, con los mismos derechos…respetando la libertad del otro.

¿En este ejercicio de la democracia cómo observas la importancia de, no solamente tener una cultura jurídica, sino que se respete todo el compendio jurídico, qué tan importante es, dentro del quehacer democrático que las leyes estén vivas, que no sea letra muerta?
Es un tema fundamental, yo creo que importantísimo, y lo veo como abogado litigante, y también en la campaña electoral me tocó ver varias denuncias que se presentaron ante la Comisión Estatal electoral…para resolver favorablemente. Yo creo que el tema del cumplimiento de la legalidad va en dos vías, uno es el tema de tener instituciones que puedan hacer cumplir la legalidad , pero también un tema cultural, estimado Guillén, por lo siguiente, porque puedes tener instituciones excelentes, con funcionarios de primer nivel, pero si esos funcionarios y esas instituciones tienen que estar corrigiendo a mas de 80, no puedes, ¿no? Los ciudadanos tienen que comportarse conforme a ley y no quererle torcer el rabo , porque ahi es donde empiezan las instituciones a enfrentarse a una dificultad que las puede llevar hasta el fracaso.

Es una corresponsabilidad…
Es una corresponsabilidad sin duda alguna, una institución con funcionarios comprometidos, pero también una ciudadanía que busque capacitarse; por ejemplo, está el tema de la Ley de Participación Ciudadana, que estamos tratando de impulsar desde diversas asociaciones civiles, y que nos enfrentamos, número uno: a ciertos políticos de la vieja escuela y de viejos partidos políticos, que no quieren impulsar la participación ciudadana, porque la ciudadanía tendría forma de controlarlos, pero también tenemos una minoría ciudadana,que la está impulsando, es decir, cuando se convierte en una mayoría ciudadana, quien impulse esos nuevos instrumentos, esos nuevos derechos políticos, esas nuevas herramientas legales, para avanzar hacia nuestra consolidación de la democracia, yo creo que lo vamos a poder hacer; yo veo el tema de la legalidad, no solo desde el punto de vista institucional, que es muy importante, también desde el punto de vista cultural, y una ciudadanía que debe aprender a buscar, empaparse de los valores constitucionales y legales que rigen a nuestro estado.

¿En este tenor, cómo calificarías el papel de las universidades – públicas y privadas – si consideras que están jugando un papel determinante al forjar estudiantes interesados en la cosa política, en acelerar el proceso democrático, cómo observas las tareas de las universidades?
Yo a veces no entiendo bien a las universidades, al observar una generación , que cada vez parecen estar más desinteresados de cuestiones que deben ser muy importantes, cuestiones como la cosa pública, propiamente el tema de elecciones democráticas, el tema de ser participativos, yo veo una generación de jóvenes cada vez más alejados de lo público, y más metidos en cierta incertidumbre; no los veo ni enfocados a la innovación, no los veo enfocados al progreso de la iniciativa privada; pero tampoco los veo enfocados hacia la cuestión pública, hacia la cuestión democrática, hacia la cuestión de hacer progresar a la sociedad en su conjunto.

Hay indiferencia…

Sí, veo , no se, no entiendo bien qué valores sociales, políticos y de cultura política se están promoviendo, con eficacia, las universidades, por decir una generación de jóvenes, muy desentendido.

¿Consideras que dentro de la carrera de leyes también priva una desatención por insidir en la cosa pública?
Yo creo que es un tema donde esta generación está siendo muy individualista, y creo que las redes sociales está impactando mucho a esta generación, porque esta facilidad de que la generación actual, pueda expresarse a través de las redes, aunque no trascienda, a veces es suficiente para que ellos se puedan desahogar; entonces, esa energía bien encauzada para generar movimientos que trascendieran , pues probablemente se desahoga a través de las redes,redes de comentarios; a través de debates que ahi quedan , que no trascienden a nada más, pero esa energía ya fue desahogada por ahi; las redes sociales, para esta generación, están siendo un factor que no está siendo aprovechado al máximo como pudiera aprovecharse. Por ejemplo para el objetivo de hacer algo trascendente, que Nuevo León sea un ejemplo de gobierno abierto, que se funde en la participación ciudadana, que se funde en la transparencia, revisión de cuentas, que se funde en la corresponsabilidad social de gobierno y en la innovación gubernamental , no se toman en cuenta para ello, sino para pelear cosas cotidianas y mandar la energía que pueden tener, por ahi…

Te me estas adelantando con una de las preguntas que le hacemos a todos los entrevistados, y que es tocante a los medios de comunicación, tanto tradicionales como las redes sociales. ¿Hasta dónde se han convertido en retardatarios del proceso democrático y hasta dónde las redes sociales se han convertido en un catalizador?
Creo que están siendo muy superados los medios masivos de comunicación, yo creo que no se adaptan a esta nueva realidad social, de hecho creo que la mayoría de los ciudadanos de cierta edad hemos perdido contacto con los medios masivos de comunicación tradicionales, son más los medios electrónicos, a través de internet, que nos sirven para informarnos, pero hay un riesgo muy importante en los medios electrónicos, que son las llamadas fake news, cómo pueden manipular la opinión pública, a través de los medios electrónicos de manera muy drástica. Creo que los medios tradicionales de comunicación no entienden el proceso democrático que debe de vivir un estado como Nuevo León y que implica dejar atrás una forma de gobierno , como la que tuvimos en todo el siglo pasado, en las primeras décadas de este siglo y dirigirnos hacia un gobierno abierto, con las características que ya te comentaba, creo que no lo han entendido o no lo quieren entender. Creo que en los medios electrónicos, en la cuestión democrática todavía ha faltado que los ciudadanos entendamos que la democracia no nada más es el sistema político o el régimen jurídico, sino que la democracia es la forma de vida que tenemos. Sí tenemos una forma de vida antidemocrática, como dijo Octavio Paz, la vida es una posibilidad de chingar o ser chingado, perdón, pero es una cita textual del Fondo de Cultura Económica…es incompatible esa forma de pensar con los principios y valores de la democracia que es respetar la libertad de los demás, asumir la libertad propia y respetarnos como iguales; entonces, creo que hace falta que veamos, y los medios de comunicación lo pudieran hacer, pero también las universidades, que pudieran estar enseñando que la democracia es una forma de vida, los medios debieran estar difundiendo que la democracia es una forma de vida y no lo hacen; entonces, eso es lo que a veces no entiendo, y es una premisa que esta en nuestra constitución, que dice: la democracia es una forma de vida que se funda en el constante mejoramiento económico, social y cultural del pueblo, entonces, si ya el constituyente nos puso la premisa, ya nos puso la dirección, por qué no la seguimos o por qué no la siguen esas instituciones , como los medios de comunicación, con toda la influencia que tienen, o las universidades, con todo ese poder de preparar a los jóvenes , eso si es lo que yo no entiendo…

Cien mil estudiantes en la UANL y uno se pregunta por qué hay tanta jodidencia de cultura democrática. Entrevisté a Luis Donaldo Colosio y le preguntaba a cerca de lo que su generación le ofrece a la ciudadanía, y el me respondió que buscan tener más cercanía con el ciudadano y eliminar todo ese distanciamiento que por muchos años la clase política ha mantenido con la gente…la pregunta es, ¿cómo observas a la figura política de nuestro tiempo? Una cosa es el discurso y otra la realidad.
Pues mira, he platicado con varios amigos y llegamos a una idea de que actualmente nuestra realidad está enfrentando a una muy severa devaluación de lo público, donde lo público es cada vez con menos respeto por parte de la ciudadanía, donde se valora cada vez menos y no ha sido gratis, lamentablemente; ha sido todos esos circos, todos esos engaños que la ciudadanía siente por parte de políticos, y que este sistema que debemos hacer evolucionar, donde las campañas, mi estimado Guillén, están llenas de mentiras para ganar, los candidatos, realmente creo que a través de sus estrategas, compañías de marketing, no se preocupan en la campaña por ofrecer cuestiones que puedan traducirse en una gobernanza real que apoyen al poder, sino que se dedican a hacer una estrategia basado en lo que los estudios dicen que la ciudadanía quiere escuchar, aunque sea posible o no; y entonces, al meterse en esa dinámica y decirle a la ciudadanía lo que quiere escuchar y después no cumplirlo, porque no era posible cumplirlo en cierto tiempo, generan una decepción absoluta por parte de la ciudadanía, y un concepto desde que el político es mentiroso, no es confiable, un concepto de que el político engaña y que se dedica a engañar, y todo eso genera una separación, un divorcio entre gobernados y gobernantes muy lamentable, porque luego realmente la ciudadanía lo llega a ver como una burla la cuestión pública, cuando debería de ser de importancia fundamental para el progreso de las ciudades, para el progreso de los estados, para el progreso del país. Lo hemos comentado con varios amigos en pláticas de café, de la relación de lo público, que debe revertirse, pero creemos que la solución o una alternativa para que se revierta recae en la ciudadanía, que sea más participativa, que sea más activa, y a la vez que los políticos vean que ya no la pueden engañar tan fácil y empiecen a cambiar…

Claro, si no hay presión social….nos interesa que nos des tu opinión sobré el árbitro, ¿qué habría que mejorar en las instituciones electorales?
Es un tema muy interesante, fíjate que en la campaña electoral del 2018 participamos como candidato a regidor independiente, con el candidato Daniel Torres Cantú, candidato a la alcaldía de Guadalupe, y nos dimos cuenta de que el árbitro electoral dejó varias cuestiones ahi , que no nos quedaron totalmente claras, con respecto al conteo de los votos, que fue una cuestión propiamente particular, que luego se tradujo en la nulidad de ciertas casillas, pero casillas que parece que fueron seleccionadas. Todo pareció una operación quirúrgica para revertir un resultado. En Guadalupe hay una función del árbitro electoral actual, a si como esta, pues nos pareció , como que puede perfeccionarse…

Dice Rocío Montalvo – que también participó como candidata independiente – me queda claro que las elecciones no son para nosotros, los que no tenemos dinero..
Es una afirmación muy dura, que pudiera compartir parcialmente, en la que esa afirmación puede cambiar, y la condición es que hubo un fenómeno muy interesante en el 2018, mi estimado Guillén, hubo una cantidad enorme de candidatos independientes, hubo un boom de candidaturas independientes, pero en ese boom yo creo que nos faltó una visión global, nos faltó entender que los independientes íbamos a contender contra un sistema político que tiene muchos años, que no quería perder el poder político a través de elecciones. Pondré un ejemplo, si fuimos 200 o más, 300 proyectos independientes, pues la mayoría no ganaron, todos los que se postularon para el congreso perdieron las elecciones; ahora imagínate, mi estimado Guillén, que en lugar de haber sido 300 proyectos independientes, hubieran sido tres, yo te aseguro que los tres ganan, porque ni con todo el sistema político, ni con todas las mañas de las que tanto se acusa al PRI, al PAN , que se la pasan acusándose de robarse elecciones, te aseguro que ni con todo eso les alcanzaba a contrarrestar a toda esa fuerza de ciudadanos que hubo, pero que se dispersó. Yo creo que la reforma electoral del 2017 fue una trampa, porque lo que hizo el congreso del estado fue bajar el porcentaje de firmas necesarias para poder aspirar u obtener una candidatura independiente, al bajar ese porcentaje yo creo que muchos de los ciudadanos que tenían una intención noble de participar, lo vieron fácil, se les hizo fácil, y decidieron participar ellos mismos en lugar de construir una candidatura o dos candidaturas o tres candidaturas potentes.

¿Qué va a pasar con esto de lo “independiente”, dentro de nuestra democracia fue un experimento fallido, todavía es posible recuperar parte de este movimiento independentista con respecto a la partidocracia. Consideras que lo “independiente” fue algo que se experimentó y que ahora va a quedar en el olvido?
Creo que hay una cuestión muy importante, y hay estudios que han demostrado que la ciudadanía desconfía de los partidos políticos, es la institución en la que más desconfianza tiene la ciudadanía, y no quieren involucrarse con estos entes y no es que no quieran participar en lo político, porque en el 2018 vimos que la ciudadanía si quiere participar en la política, pero no quiere hacerlo a través de los partidos tradicionales porque desconfía de ellos. Yo creo que la figura independiente, mi estimado Guillén, fue una válvula de escape; yo creo que fue una forma en la que los ciudadanos pudieron expresarse e intentar su propia participación política, electoral, sin embargo, también considero que esa figura está diseñada para desmotivar la participación ciudadana, porque son tantas las adversidades y tantas las ocurrencias de la autoridad que pone dentro del proceso electoral, que básicamente hace improbable…

No te quedan ganas de volverlo a intentar…
No te quedan ganas de volverlo a intentar…porque tienes que constituir una asociación, que eso cuesta y después de constituir la asociación, termina el proceso electoral y tienes que liquidar la asociación, la cual no puede servir para ninguna otra cosa mas que para la campaña política, de un ejercicio electoral, entonces hay que liquidar la asociación, que es todavía más caro que constituirla, tienes que contratar contadores fiscalistas especializados…

Son los candados de la partidocracia…
Candados, y mi estimado Guillén, trampas, pero garrafales, como por ejemplo, en el 2018 fue la famosa aplicación del INE, que dentro de un término de 60 días para recabar firmas, estuvo 30 sin funcionar,¿no? , para el caso de los diputados federales, era realmente algo que estuvo diseñado para desmotivar la participación política. Yo creo, y te lo digo abiertamente, yo creo que si se necesitan partidos políticos, tal vez no los que están ahorita …

Osea, tampoco hay que satanizarlos…
Así es, yo creo que la confianza, una vez que se pierde, es muy difícil de recuperar, pero en general un partido político no debe ser otra cosa que un conjunto de ciudadanos que comparten ideas, que comparten principios y que buscan llevar esos principios y esas ideas a los órganos de representación política.

Nos interesa que nos des tu opinión sobre una práctica ruinosa, en la que incurren partidos políticos, sindicatos y ongs, que mercadean con el voto, dando al traste con el proceso democrático en México.
Es una cuestión que debe superarse, se rumoró en esta elección y el caso concreto que nosotros vivimos en Guadalupe, efectivamente, hubo mucho ese tema de la compra de votos, a parte es algo que se ha denunciado en los últimos 50, 60 años, desde la fundación en aquel tiempo del Partido Nacional Revolucionario, luego el Partido de la Revolución Mexicana, lamentablemente lucran con la pobreza…

López Obrador les llama los traficantes de la pobreza…
Hay una frase que me impactó mucho, no recuerdo la fuente, pero decían que el campo no era para producir maíz, era para producir votos, ahí te das cuenta, ante ese tipo de expresiones, cuál es la visión de manipular la pobreza y mantener la pobreza, que genera la posibilidad de mantener el poder político. Yo creo que es algo que va en contra de esa visión constitucional de que la democracia se debe de fundar en el mejoramiento económico, social y cultural del pueblo…

Otro tema muy espinoso que esta en el debate por la nación, lo que cuesta nuestra democracia, la danza de millones que se le otorga a los partidos políticos, ¿cuál es la visión crítica de León Acosta sobre esta danza de millones?
Yo creo que debe quitarse en gran medida el financiamiento público a los partidos políticos, y medirlo; en los partidos políticos tienen, según nuestra constitución, artículo 41, tienen la obligación, numero uno, de promover la vida democrática del pueblo, y no lo hacen. Numero dos, como organización de ciudadanos, hacer posible el acceso de la ciudadanía a los óganos de representación política, tampoco lo hacen; entonces, yo lo veo de la siguiente manera: si tú partido político, no cumples con tus obligaciones constitucionales, el estado no tiene porque financiarte, porque estas siendo un ente ineficaz para cumplir la finalidad constitucional que tienes, no la cumples , no tienes derecho al financiamiento público. Yo creo que habría que hacer un mecanismo de evaluación y de medición, de que tan eficiente fue un determinado partido en la promoción de la vida democrática , que tan eficiente fue en capacitar a la ciudadania en cómo se integran los órganos de representación política, que tan eficiente fue en capacitar a la ciudadanía para que los liderazgos sociales de las colonias y las comunidades accedan a los órganos de representación política, y efectivamente, representen a su comunidad, su distrito, su zona, yo creo que si no pueden demostrar eso, en ningún porcentaje, entonces que no se les de ningún porcentaje de financiamiento público, y si lo pueden demostrar , pues que se les vaya dando.

¿Cómo se llamaba aquel programa de Kumamoto?
Sin voto no hay dinero…algo similar, pero se tiene que hacer eso, mi estimado Guillén, porque yo creo que , viéndolo desde un punto de vista jurídico en las cuestiones privadas de contratos que vemos, todo derecho lleva una obligación, y si no se cumple con la obligación, no hay derecho, pero para los partidos políticos es al revés, no cumplen con su obligación y ay te van miles de millones, espérate, no están cumpliendo con su obligación, no tienen ese derecho. Hay que poner eso muy en claro.

Cerramos la entrevista con lo que es tuyo, me encantó esto con lo que rematas, todo derecho conlleva una obligación…es decir, hay un déficit de cultura jurídica en la figura del político…
Definitivamente

EL SER DEMÓCRATA
COMISIÓN ESTATAL ELECTORAL
AUTOR: ROBERTO GUILLEN
JUNIO 2019