EL DINERO LO CAMBIA TODO

No nació en cuna noble. De altos apellidos y generaciones conectadas con el humanismo y la filantropía.

La vida del Arquitecto Abel Guerra Garza es el reflejo de ave de las tempestades. Tamaulipeco avecindado en Nuevo León, arropado por el Revolucionario Institucional.

En su voluntad empresarial las inversiones dan congruencia en la línea de lo legal. Sus aliados saben del carácter del Arquitecto. En un mandato alargado en el municipio de Escobedo con su conyugue, el perfil de la alcaldesa es uno y las decisiones políticas las asume y toma Abel.

Conoce Garza los nuevos tiempos en el Revolucionario Institucional. Le excluyen de las decisiones importantes. Ya no forma parte del cuadro chico. Esa manera tan carnicera de hacer política quienes jamás lo aceptaron como parte de los suyos. Incluso cuando lo abandonan en la concertación de la elección frustrada por el municipio de Monterrey, frente a Adalberto Madero.

El arquitecto Abel Guerra Garza con Asael Sepulveda ya se sentó a conversar. Para lograr una coalición de las izquierdas del PT, MORENA Y PES. De ofrecer a Clara Luz Flores, esposa de Garza y actual alcaldesa de Escobedo, como una candidata ganadora. Generando una dinámica de intereses. Entre quienes jamás aceptarán a Clara Luz, la base de militancia de MORENA.

Porque saben del berrinche de Guerra, de sus negocios y de su importante e inescindible capital económico con los desarrolladores residenciales.

Dr. Gerson Gómez Salas.

Monterrey N.L.