DESILUSION

DESILUSION

No llegaron los mejores. Tal vez los amigos de los amigos.

Aquellos lisonjeros y con capacidad camaleónica para sobrevivir.

Entre tanto gandaya y rupestre, el tuerto es rey.

Manejan sus espacios como feudos. No les interesa más allá lo académico. Se tapan con el mismo cobertor sucio y ruinoso de sus antecesores.

Aprendieron pronto y bien, la justificación a las inasistencias docentes. No están ahí para educar, sino para cumplir con la cuota de compromisos del rector, el director y hasta de quienes se van jubilando.

En eso se ha convertido la UANL. Sin importar las áreas o las facultades.

Producen egresados analfabetas funcionales. Salvo las honrosas excepciones del área médica.

La UANL debe retornar a la funcionalidad. No a contar con un portal informático con imágenes atractivas.

Volver a hacer grande a la UANL colocando exámenes de oposición. Donde los docentes de nuevo ingreso demuestren el conocimiento necesario.

El amor por el autoaprendizaje, por la superación personal.

Relevar a aquellos docentes y burócratas universitarios de poca o nula productividad.

Elevar la cantidad de investigadores en todas las áreas.

Y no olvidar lo más valioso: alentar la flama de la verdad.

La academia como ejercicio de la inteligencia, no el brutal y deficiente centro de grillos, como lo es ahora.

Dr. Gerson Gómez Salas.

Monterrey N.L.

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x