CON LA VENIA DEL “DIABLO” FERNANDEZ, VIENE EL “BOROLAS” AL TEC

RAÚL A. RUBIO CANO
Ayer por la noche el periódico El Heraldo de México, informaba que en la plataforma Change.org iban 14 mil 298 firmas para que el ex presidente Felipe Calderón, no se presentara en el Tec de Monterrey a dar conferencia. Mediante comunicado a las autoridades y comunidad Tec, el jueves 3 de octubre del presente, el colectivo “Todos somos Jorge y Javier” señalaban lo siguiente: “Desde el 2010, la postura institucional del Tecnológico de Monterrey hacia la ejecución extrajudicial de nuestros compañeros Jorge Mercado y Javier Arredondo fue el silencio y la represión de cualquier iniciativa estudiantil que pretendiera mantener viva su memoria o criticar la militarización del país. Hoy, más de nueve años después, nos encontramos con la noticia de que han invitado a dar una conferencia magistral a quien consideramos el principal responsable no sólo del asesinato de Jorge y Javier, sino de cientos de miles de personas que han perdido la vida en la supuesta guerra contra el narcotráfico. Cuando Felipe Calderón tomó la presidencia el índice de homicidios era de los más bajos en la historia de México y, cuando terminó su mandato, la violencia estaba completamente desbordada y miles de madres comenzaron a buscar verdad y justicia por la muerte o desaparición de sus hijos. Para ellas, la única respuesta que ofreció Calderón como presidente fue la misma que dio a los familiares de Jorge y Javier: sus hijos eran sicarios e iban armados hasta los dientes. Felipe Calderón no debió ser invitado a participar de ninguna actividad académica en el Tecnológico porque representa los valores contrarios al humanismo que cualquier institución educativa debería promover entre sus alumnos, pero sobre todo por respeto a la memoria de los jóvenes de la comunidad Tec, asesinados al interior de la institución que pretende acogerlo con los brazos abiertos. Calderón sabía que el primer reclamo de los familiares de Jorge y Javier era que se limpiara su memoria y se les regresara su identidad, que se les reconociera como los estudiantes que eran. Sin embargo el ex presidente ni siquiera tuvo el valor necesario para que el gobierno, que él encabezaba, hiciera lo mínimo posible para aclarar la verdad. Sabemos de antemano que es mucho pedir que cancelen la invitación al ex presidente, pero al menos deberían ser sensibles al justificado enojo que su presencia provoque al interior de la institución. Esperamos que, aunque no sea costumbre, exista espacio para la participación estudiantil crítica y la entendible indignación que ya se ha manifestado en redes sociales”. Si bien la noticia tiene varios días llamando la atención de muy diversos auditorios, el hecho es que con tal comunicado se demuestra que los muchachos del Tec tiene memoria y respeto para sus compañeros, algo que las autoridades del mismo Tec y no se diga su máximo dirigente, José Antonio “El Diablo” Fernández, carecen totalmente de ello. Las atrocidades del Diablo son de dimensiones impresionantes; para empezar, es el continuador de haber llevado la Cervecería Cuauhtémoc a su transnacionalización; de convertir FEMSA en una abarrotera nacional e internacional con sus tiendas de conveniencia OXXO, masificando la venta de alimentos chatarra a Dios dar; de construir un estadio de futbol en un pulmón urbano (tal vez por eso a Los Rayados les va tan mal, porque la Madre Naturaleza los tiene castigados); en fin, esas y muchas diabluras más como el haber cambiado el nombre del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey por Tec de Monterrey y, el agarrar a varias colonias con las que se colinda en proyecto urbano llamado Distrito Tec, para quedarse a fin de cuentas con las propiedades de esos vecinos. El señor es un peligro como empresario, y más de frente a lo que viene con la Cuarta Transformación para los 6 mil 900 millones de dólares de su suegra, la magnate Eva Gonda de Rivera. Definitivamente, a estos Zares de la Cerveza, la Coca Cola y los OXXO, hace mucho que perdieron la academia, no digamos el carácter del capital productivo y nacionalista que defendía Don Eugenio Garza Sada. Por cierto, hoy llega Gerardo Fernández Noroña, para ratificar su amparo contra esa nominación de Non Grato que le dio el Congreso del Estado de Nuevo León ¡Órale! raurubio@gmail.com