TADEO PADUA O LA NOSTALGIA DEL ROMANTICISMO

ROBERTO GUILLEN

La ausencia total de negatividad hace que el amor hoy se atrofie como un objeto de consumo y cálculo hedonista. Al amor de hoy le falta toda trascendencia y transgresión.
BYUNG CHUL HAN, LA AGONIA DEL EROS

Tadeo Padua es como un romántico elegante que se ha escapado del túnel del tiempo…de esos amaneceres que pertenecieron al Príncipe de la Canción; a los arrebatos de un Camilo Sesto; al dandismo-charming de un Julio Iglesias; a la prestancia de un Marco Antonio Muñiz…y a los memorables apasionamientos de un Raphael. Pero el tiempo ha soplado…y ahora su estampa setenta-ochentera consigue arrebatar por las calles de la City, el suspiro de la Nostalgia:
¡Eeeeese Camilo Sesto!
¡Eeeese Rigo Tovar!

***
¿Qué es el Rap?
La fiebre por el Right Now
***

Esa nochecita me sorprende la estampa de Tadeo , sentado en la mesita de Padre Mier que habilita El Mesón del Gallo, en el Barrio Antiguo, lo que aprovecho para disfrutar de un puro e iniciar la conversación con el también violinista que pasea en su discreta elegancia el Retorno de la Nostalgia.
“Fíjate que a los músicos de hoy los encuentro un tanto cuanto huevones, flojos…menos sentimentales, con menos pasión y más comerciales. Considero que antes como que había una complejidad musical, había más poética…y eso tú lo puedes también ver en la desfachatez con que se visten los músicos de hoy , bueno, no todos, hay sus excepciones, como Joaquín Sabina. Recuerda cómo se vestían José José, Marco Antonio Muñiz, Raphael, Alberto Vázquez, Alberto Cortés.
Tadeo también nos habla de los ancianos recelosos que se observan invadidos por un joven que lleva en su voz un romanticismo que ya se evaporó:
“Una vez un viejo me dijo, tú no tienes derecho a cantar esas canciones, porque estas muy joven…”
¿Y qué le respondiste?
Le dije que yo no estaba queriendo robar la identidad a nadie, que simplemente se trataba de echar una mirada al pasado, para comprender el presente; que también lo siento como una recuperación de ideales
Así como los chavales del siglo XXI nacieron con la febril prótesis del whatsapp, a nuestro romántico lo distingue una palabra, que cada vez que la pronuncia , pareciera que se lleva una cucharada de miel karo a la boca:
L-í-r-i-c-o…José Alfredo es un L-í-r-i-c-o de a deveras…es un L-í-r-i-c-o
“Fíjate que yo no uso whatsapp…porque la gente depende cada vez más de la tecnología, cuando no debemos depender de nada, sino de uno mismo.
Le cometo a Tadeo de un músico argentino que solía expresar el hartazgo de la costumbre en que suelen desembocar las canciones de todo artista y que bien resumía en una palabra que se compuso: “el cansautor”.
¿Cómo le haces para no caer en el invierno de la costumbre …para transmitir y conectar con el público?
“Viviendo…yo por eso cuando me preguntas por los artistas, mejor prefiero mencionar a los compositores, como Rafaél Pérez Botija, José Alfredo Jiménez, Manuel Alejandro, Serrat, Sabina…porque yo debo ser Tadeo, Tadeo Padua…”
REVISTA RONDA
ENERO 2016