PROSTITUCION

PROSTITUCION

Prostituirse no es más que sacrificar los propios principios, soterrar los valores que dan identidad al ser, negarse a uno mismo, lamer botas, besar traseros, satisfacer los apetitos ajenos, olvidar la dignidad. Es callar cuando hay algo que decir, es agachar la cabeza, es aceptar la humillación, es ser cómplice de la mentira, es traicionarse a sí mismo, perder las convicciones, venderle el alma al diablo, cuando para fines de mera supervivencia, el deplorable acto de auto degradación, se vuelve necesario o indispensable, aunque dificilmente justificable. Es estar donde no quieres estar solo porque necesitas estar.La prostitución es la única y más antigua profesión que demuestra sin lugar a dudas, que todo mundo tiene un precio. A veces es dinero, a veces una posición social, a veces es aguante, a veces es abnegación, a veces es desolado fracaso silencioso, a veces, solo a veces, es martirio y santidad. La prostitución del alma es más indigna que la prostitución del cuerpo, porque la integridad no reside en la materia, sino en el espíritu. Conozco prostitutas con el alma intacta, y puritanos con el espíritu corroído.(SVL)
TOMADO DEL MURO DE SUSANA VALDEZ LEVY

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x