PACO IGNACIO: ¿QUE TE HAN HECHO LOS ESCRITORES MEXICANOS?

PACO IGNACIO: ¿QUE TE HAN HECHO LOS ESCRITORES MEXICANOS?

David Ricardo

Si buena parte de los mexicanos no lee por falta de acceso, por el costo de los libros o por deficiencias educativas, se pueden enumerar otros factores concernientes a la producción editorial, como la incuria, la falta de pertinencia y el pobre desarrollo temático, aspectos que no facilitan que el lector comprenda o prefiera los libros de la editorial del Estado.

Según denuncia Paco Ignacio Taibo II, en el Fondo de Cultura Económica (FCE) se habían editado obras por “compromisos y colecciones hechas a modo para hacer favores” a funcionarios y literatos. Entre ellas se encuentran las obras completas de Carlos Fuentes, cuya presentación rivaliza en desventaja comercial con las ediciones publicadas por Alfaguara, editorial que lo promueve en México, a pesar de que se pagaron 600,000 dólares por los derechos; discursos de Vicente Fox (Vicente Fox Quesada: Encuentro con los medios, y Vicente Fox Quesada: Ideas del cambio democrático en México) sobre temas a los que ni siquiera la prensa les prestaba gran atención en su momento, ni hoy tienen cabida por méritos propios en los planes modernos de estudio; Miguel de la Madrid (Una mirada hacia el futuroCambio de rumbo. Testimonios de una presidencia y Cambio estructural en México y en el mundo), y alguna obra de Otto Granados (Reforma educativa).

Si la publicación bilingüe de las obras de un filósofo ilustre encuentra dificultades en México para atraer lectores, a pesar de la gran calidad del catálogo de obras en el FCE hay otras más que presentan problemas graves que entorpecen la lectura, aunque no fácilmente perceptibles por el lector general o inexperto. Recientemente reimpresos en dos tomos, losTratados de Bartolomé de las Casas continúan en una reedición facsimilar (2018) acompañada de una versión tipografiada que al parecer no solo mantiene todavía las erratas del facsímil, sino que inexplicablemente añade nuevas; pese al mérito del FCE por ser la única editorial en el ámbito hispano que promueve la obra de este gran y vilipendiado defensor de los indígenas durante la Colonia, el formato en que se presenta dicha obra no es de fácil lectura debido a los escollos editoriales referidos, permitidos por incuria o por sabotaje editorial, lo que reduce su público a lectores especializados o muy tenaces; esta obra se puede publicar en un solo volumen, sin duplicar el costo de impresión.

Se nota en una revisión somera, pero según contó el economista chileno Sebastián Edwards en una famosa anécdota, la edición del FCE de El capital de Karl Marx es una pésima traducción del alemán; a los no iniciados en economía política les basta simplemente comparar externamente esta edición con la versión anotada de Siglo XXI Editores (quizás la mejor traducción en español) para darse cuenta de su deficiente calidad, sin necesidad de hacer una lectura comparativa extensa. Lo mismo sucede con el Leviatánde Thomas Hobbes; una breve lectura comparada con su homóloga en Alianza Editorial deja en clara desventaja a la edición mexicana, y desaconseja la compra o lectura de estas dos ediciones por el estudiante y el profesional de la economía.

Entre una publicación planificada para divulgar y una tesis de grado académica hay una enorme diferencia porque ésta última no tiene como finalidad la popularización de un tema determinado, que sí poseen las obras de raigambre editorial, o las escritas por una genuina necesidad de comunicar; cuando es conveniente, la publicación de las tesis corresponde a las universidades para apoyar el trabajo docente en cursos especializados. Cibercultura y ciencia ficción (2015) es una edición reciente hecha por el FCE a partir de una tesis de doctorado de 2011, y carente de la profundidad y esmero suficientes para tratar los temas propuestos. En su lugar se pudo editar The cybernetic imagination in science fiction, de Patricia S. Warrick, auténtica obra de divulgación publicada por primera vez en 1980 por The MIT Press e inédita al español, desactualizada injusta y prematuramente por causa deNeuromante, de William Gibson (1984), novela que marcó un punto de inflexión en el género; o The encyclopedia of science fiction (1993), de corte más generalista realizada por John Clute y Peter Nicholls, o una edición completa de El malestar de las realidades virtuales, de Robert Markley y Michelle Kendrick, realizada por la UAM en 2001; sobre este tema seguramente hay obras más amplias de publicación reciente.

Si se quiere salir pronto del paso, sobre estos temas se podrían reeditar obras ya publicadas en el FCE, cuya traducción está amortizada: La ciencia ficción, de Jean Gattégno, en Breviarios, de 1985, o Metamorfosis de la ciencia ficción: Sobre la poética y la historia de un género literario, de Darko Suvin, de 1984, obra sobre la metafísica del género, de difícil comprensión para el público general, pero necesaria para la crítica literaria especializada, y difícil de encontrar incluso en bibliotecas.

“Paco Ignacio: ¿Qué te ha hecho Kant?, 1/2”

http://www.poderybelleza.com/opinion/paco-ignacio-que-te-ha-hecho-kant/

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x