EL ESPEJO DE ROSARIO

EL ESPEJO DE ROSARIO

ROBERTO GUILLEN

Me gustó la Noche de Rosario Guajardo, en la Pinacoteca de Nuevo León. Fue la noche de Rosario inusitada, mostrando el rostro del dolor humano, a través de una instalación, denominada Muerte sin fin. Que no paran las tropelías del “macho criminal”. Y el arte no puede ser ajeno a las estadísticas del horror. Si en vida Rosario prefirió expresarse mediante el arte abstracto, lo que vimos anoche fue la cruda y sanguinolenta realidad por la que pasa la Mujer en México.
***
Un valle de lágrimas en el Espejo de Rosario Guajardo. Un cementerio de aullidos desgarradores. Una dolorosa estela de la muerte sin fin. Días lóbregos de alertas amber, reportes de búsqueda, bardas intervenidas, grafitis callejeros y cisternas tétricas. El Espejo de Rosario donde se refleja la mortecina indiferencia de una sociedad cómplice. “¿Dónde están?” La nota roja chorreando de muerte y sangre. Locutoras de periodismo chatarra. Con el adjetivo tétrico entre las encías de los dientes. Cuando la Muerte salió de shopping en Monterrey. Las matemáticas morbosas del espanto y el horror. La borrachera del Abismo.
***
El Espejo de Rosario como el retablo del Ecce Homo: como el eterno femenino en el madero de la nota roja: no hay manera de perdonarlos Señor, esos machos culeros sí saben lo que hacen.
***
La Noche de Rosario también incluyó una exposición de bordados. El refugio cósmico de las madres buscando a sus hijas desparecidas.
El acto de bordar como una luminosa chispa de meditación para evaporar el interregno de la monstruosidad. La Mujer transfigurada en hada, magia y estética, para no sucumbir al dolor y ser estragada por la noche del miedo, la locura, la depresión y el foso del desamparo.
Una terapéutica del espíritu para exorcizar las estructuras que la niegan y destruyen: el “macho criminal”, el estado proxeneta, la seductora mercadotecnia que la cosifica e instrumenta, y toda esfera de Poder que…la zanahoria galopante del Easy Money desdibuja el misterio de ser Mujer.
***
Penélope trazando y evocando la Inmanencia del Ser.
***
La mujer mantralizándose a sí misma. El Misterio que se niega a ser utensilio, cosa, baratija chinesca, gringuería del úsese y tírese, tornillo sexual del HDP, mercancía de la baba monetaria.
***
“Muertes. Muerte sin fin. La impunidad comienza con el silencio. Silencio. Dice uno de sus bordados, que en la forma están resueltos incluso con un acercamiento a la abstracción. Hay textos que se sobreponen, letras que cambian de tamaño, el rojo tan presente en toda su obra, acompañado de colores de tierra, de un botón. Letras cursivas, letras de molde, letras de impotencia, de tristeza, de duelo, de denuncia, el bordado dota de una suavidad femenina a la rudeza de un acto violento…
¿Dónde se acomoda el dolor sin un adiós?, dice el último de sus pañuelos.
Sara López, Febrero 2022
***
En la Noche de Rosario Guajardo también hubo danza contemporánea, a cargo de la compañía Cuerpo Etéreo, que dirige la maestra Brisa Escobedo.
Si el Espejo de Rosario describe la descarnada llaga social, el vuelo de las hadas anuncia el infinito Renacimiento de una Edad de Oro.
La intrínseca magia de ser Mujer, transfigurando los nubarrones de la monstruosidad.
La danza de un misterio inmortal
Numen. Liturgia. Belleza. Poder.

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x