VIVA LÓPEZ OBRADOR: CRÓNICAS DE UN ACTIVISTA

RAÚL A. RUBIO CANO

Es de madrugada, ya hay viento frío, y mucho silencio… Lo mismo nos dicen los Paurake Mantarraya, por el rumbo de los Condominios Constitución. Multimedios informó ayer del paso de meteorito avistado a las 21:00 horas por el rumbo de los municipios de Guadalupe y Juárez, pero también lo registraron en Tamaulipas; igualmente, por la tarde de ayer, las Redes hablan de que desde hace días, en los municipios del centro-oriente como China, Nuevo León, los canes no han dejado de ladrar, aullar y estar muy inquietos. Todo indica que algo está por pasar o ya pasó, como el caso del meteorito. Basta señalar que el pasado 30 de Octubre, fue filmado inmenso objeto detrás de la Luna que pudo ser observado en Texas y, todo eso empieza a preocupar y mucho; algo se avecina. Pero bueno, lo que tendremos en unas horas más, a las 15:00 horas, es algo que también va a generar conmoción dentro de los que sueñan en que Otro Mundo sí es Posible. Se trata, por primera vez, de la presentación de un sencillo libro, ágil en su lectura, y buena documentación de una colección de notas de lo que pudiera ser un diario de algunas de las batallas y sus personajes, que se han librando en la entidad para cambiar el orden social de cosas. Es el libro de Roberto Guillén, titulado: “¡Viva López Obrador! Crónica de un activista” con una bella edición de Marco Patrón. Editorial Poder & Belleza, Monterrey, Octubre de 2020, de 121 páginas. Y, dedicado a la responsable de haber traído a este mundo al iconoclasta de Roberto Guillén, a su santa madre, la señora Gregoria Morales Rentería. Llama la atención que el contenido del libro es algo inédito e insólito; tal vez por eso los perros ladran, aúllan, se pelean, se revuelcan y corren de un lado a otro, en esos territorios que fueron habitados por feroces chichimecas, los municipios como China, Cerralvo, General Terán y demás tierras tamaulipecas, hoy salvaguardadas por la Columna Cívica Pedro J. Méndez, nombre de general juarista que todavía dicen que se le ve en las noches cabalgando y persiguiendo invasores franceses de mediados del siglo XIX; dicen los pobladores de Hidalgo, Tamaulipas, que el general Méndez no descansa y que ahora, su espíritu va contra los nuevos traidores a la Patria. ¡Sí! la obra de Guillén es inédita, porque hay libros de personajes sobre estas tierras, que son o fueron políticos, científicos, grandes guerreros, recordados bandidos, creativos artistas, escritores; libros sobre la historia de nuestros pueblos en muy diversas facetas de su devenir, pero, no hay un libro que hable de los últimos años de esos insurgentes locales que van contra el opresor sistema de la imperante oligarquía, de los que odian y buscan tumbar a López Obrador, de los que quieren seguir mamando y engrandeciendo sus capitales con el saqueo más espantoso que hayamos vivido hombres y Madre Naturaleza en Nuevo León. ¡Sí! el libro de Guillén, es un conjunto de crónicas desde el año 2004 a septiembre del 2020, donde se pone en evidencia ese mundo cruel del Neoliberalismo feroz y de las acciones ciudadanas contra esa barbarie. Ese libro incita a la memoria de mujeres y hombres que en estos años han dicho ¡Basta! a la opresión de unos cuantos, de sus partidos y de sus aparatos del Estado, para seguir arriba de la Burra. Algo que ya es del conocimiento de todos y avivado todos los días por las Redes Sociales, una fuerza liberadora que va con todo contra quienes se creen los dueños del Mundo y lo llevan a la más horrible destrucción. Por primera vez, el espíritu Chichimeca (Chichimeca en Náhuatl significa: Perro sucio e incivil) se plasma ya no en las paredes de sus cavernas que relataban su existir cotidiano, sino hoy, estos pobladores de nuestra metropolitana ciudad, dejan constancia de su lucha cotidiana por construir un humanismo real, en esa recopilación de Guillén. Sólo el Pueblo salva al Pueblo, decía el presidente Juárez y, López Obrador, no deja de repetirlo. Por eso: ¡Viva López Obrador! Los esperamos hoy a las 15:00 horas, en el Huerto de los Leones (Morelos, entre Mina y Naranjo) Barrio Antiguo de Monterrey ¡Órale! raurubio@gmail.com
CHAVA PORTILLO

Río revuelto. Es probable que estoy viejo y las cosas cambian contrario al gato pardo de Lampedusa que todo se modifica, para que siga exactamente igual. En mi mocedad trabajé de camarógrafo con los maestros de la lente de 16 mm Murillo, Álvaro y el inolvidable Paquín todos bajo el mando de Martínez Ita que además de mal humorado nos pagaba una miseria. Dios lo tenga a fuego lento. Cubríamos de todo con la cámara Bolex al hombro y cuando no era el atropellado, choque de camiones o el incendio del estanquillo estábamos de guardia en palacio de gobierno con Reyes Aurrecoechea y don Alfonso de gobernador, donde además de ser X1 manejaba a los diputados y era amo dueño y señor del PRI que ya sentaba sus reales en Pino Suárez y Arteaga. Y cómo no, si de esa generosa bolsa salía el pipirín de los que ahí laboraban y atendían los mandatos de Martínez Domínguez que no era tan maldito como lo pintaban, era simpático, anecdótico y eso sí, inteligente y sagaz, amén son el sello de Juan charrasqueado, en los jardines no dejaba ni una flor. Pero más allá de mis cuitas y experiencias, ya estoy como el arquitecto Benavides al que mucho aprecio, pero más critico, que se la pasa hablando del pasado y de lo que hizo causando hilaridad entre los chavos que aprenden este oficio cuando a él ya se le está olvidando, pero así es el padre cronos, no da vigor perdurable además de cruel, sobre todo los que han tenido la fortuna de aparecer en el “cuadrito” que es la tele. En ese tiempo los políticos eran de otra madera, quizá no muy letrados, pero sí agradecidos y leales, eran canela pero muy fina de la que los hombres de ayer, respiraban y transpiraban debiéndose a una doctrina, a una bandera y a un catecismo. Primero muertos que meter reversa. Los personajes de antes cuando llegaba a traicionar sus principios y cambiar de cachucha se convertían en noticia, casi siempre para formar otro organismo político y no los dejaban de ver por arriba del hombro de pecado imperdonable, como la muchacha que salía con premio sin haber sido casada vestida de blanco y en la iglesia. Hasta ayer ya muy tarde, “Alito” Moreno mandamás del PRI ayuntado con Heriberto Treviño en el Estado hacían de tripas corazón para que se firmara un matrimonio difícil de entender porque la novia es de los Capuleto y el muchacho de la familia Montesco y aunque ya tarde se insistía que la coalición se cancelaba, la verdad es que las dos familias se encuentran en desgracia, una en lo económico y ambas en el prestigio. La terquedad de mantener a Adriancito el pequeño alcalde de Monterrey como primer vocal de la pretendida solicitud a gobernar el estado ha sido el gran obstáculo para tener un “approach” y merecer el triunfo, cuando lo más fácil era haber hecho el enroque de mandar a la guerra a Paco “poca braza” Cienfuegos, a Ildefonso Guajardo o César Garza, que tanto uno como el otro gozan de cabal salud. De las lealtades, filiación y amor por la camiseta, es lo de menos, ahorita lo más importante es detener la trágica pandemia que nos acosa y no me refiero al covid 19 sino a la otra peor que despacha en palacio nacional y tiene reuniones mañaneras. minutochavaportillo@gmail.com