UN CAFE CON PATY QUIROGA

ROBERTO GUILLEN
Queee Estilo…queee Categoría de Mujer. Sensibilidad, Talento, Belleza e Inteligencia. Una cita para embellecer la Vida. Un encuentro de lo inolvidable. Más allá de los meros convencionales comentarios periodísticos, nos encontramos con una amante de los escenarios. Ante la borrasca pandémica que no cede, Paty Quiroga muestra su malestar. Ella encarna el Arte como una necesidad espiritual. Ella necesita salir a brindarse a los escenarios, pero cómo hacerlo ante una pandemia pavorosa. Le doy un sorbo a mi taza de café y rememoró ese instante superlativo en que interpreta a Edith Piaf en el Foro Arcadia: le abre su cofre de secretos a un periodista imaginario, mientras se retuerce de dolor por la morfina que le han medicado. Después de rememorar la retahila de sus amantes, triunfos y desdichas, consigue encontrar el bálsamo que la llevará a las nubes de la inmortalidad: Je ne regrette rien.
En el Cafelito de Monterrey Paty Quiroga luce luminosa. Ella como una mixtura de glamour y misterio. La veo llegar en riguroso negro y nos fundimos en un abrazo victorioso. El Abrazo de los Artistas que han sobrevivido a la peste de los días uniformes. El Abrazo que nos rescata de un asfáltico desierto existencial, y nos permite flotar más allá de los días convertidos en estadísticas del moridero. Más Allá de la rugosa y monocorde convencionalidad…