EL NACIMIENTO DE UNA CÁTEDRA POR LA CULTURA DEL DERECHO

ROBERTO GUILLEN
Asistir al despacho del abogado Mariano Núñez significa presenciar la figura de un catedrático interesado en preservar aquel 19 de enero de 1824, cuando el maestro Alejandro de Treviño y Gutiérrez dictó la primer Cátedra de Derecho en el estado de Nuevo León. Significa ir a la génesis y la cuna de un tiempo donde floreció la idea de una Cátedra universal del Derecho.Significa hurgar en un pasado luminoso para poder aprehender todo lo que connota pronunciar la palabra CÁTEDRA.Significa honrar a los padres que formatearon una Cultura por la Legalidad: Fray Servando Teresa de Mier y Manuel Ramos Arizpe. Que sin el Espíritu del Derecho, argumenta el abogado Núñez,los días de los hombres en sociedad se consumen en el caos,crisis y mediocridad. Que pululan los desmemoriados y se han olvidado de aquella Casona ubicada en Abasolo y Diego de Montemayor. Significa ir a los orígenes de lo que posibilitó lo que hoy es nuestra Alma Mater, la Universidad Autónoma de Nuevo León, cuya primer casa rectora precisamente se instaura con el Colegio de Abogados, en lo que se conoce como el Barrio Antiguo, y donde una extensión de la Facultad de Arquitectura permanece como meros“posesionarios”.¿Dónde quedaron los empeños de un Raúl Rangel Frias y su ambición por hacer de la UANL la UNAM del norte de México? Pues para revitalizar la importancia de fomentar la cultura de toda normatividad en sociedad, que anida en el Espíritu del Derecho, el licenciado Mariano Núñez ha convocado a sus pares este 19 enero a celebrar el 196 aniversario de este singular acontecimiento, en ese bello inmueble que hoy es habilitado como el restaurant Feel Grow. Bienvenidas todas aquellas personas que aman el Derecho.Que es preciso desempolvar la memoria universitaria.