DIA INTERNACIONAL DE LAS AVES

ROBERTO GUILLEN
Fieles a su destino, compromiso y vocación, ahi estaban los guerreros de la madre tierra, celebrando el nueve de mayo, Día Internacional de las Aves. Sí, ahi estaban el super abogado y ambientalista, Mariano Núñez, y el periodista e investigador, Raúl Rubio, quienes rindieron tributo a los bellos seres alados que con sus plumajes surcan los cielos de la ciudad, emitiendo su particularísimo lenguaje y sorteando las fumarolas del “progreso”; toreando las chimeneas siniestras de la metrópoli y sacándole la vuelta a las flatulencias que expide el hormiguero de mofles que desfilan por las arterias de la ciudad. Hablamos de un profesional compromiso con todas su letras, porque no se trata de palomear mecánicamente una actividad equis en el calendario y ya…que se nos adormezca la conciencia. Nou, nou, nou…que los guerreros de la madre tierra también cuentan con ese templo erigido a la madre Naturaleza, que llaman El Huerto de los Leones, donde Maria Elena Núñez, imparte cátedra a las nuevas generaciones del cuidado y amor por ver crecer un huerto urbano; por acercarse a la Belleza de la Naturaleza, por hacer de las plantas, los árboles y las flores un encuentro espiritual para que la sensibilidad no se atrofie entre los laberintos de la jungla urbana. Y cuantas veces hemos presenciado a los jóvenes universitarios atender las enseñanzas en el Huerto de los Leones, cuando somos visitados por el Canto del Colibrí: una Escuela para abrir los ojos del alma y ver más allá de los ríos de oropel. Esa mañanita del nueve de mayo también nos acompañó el Dr. Igor Rubio y la maestra Rangel, quienes también se pronunciaron por aquilatar la majestuosidad de unos seres que suelen ser peligrosamente ignorados… por andar tras la carrera loca de lo inmediato. El momento superlativo del evento devino cuando el abogado Mariano Núñez nos mostró un bello libro del arte plumaria en México, ilustrado en papel cuché y a colores, donde somos agasajados con el sublime colorido de las aves que serpentean los cielos de la Suave Patria: la Biodiversidad como otro signo de la Potencia Cultural que somos. El colorido de una Patria que se remonta hasta los misterios de la Serpiente Emplumada, que tanto fascinó a D.H. Lawrence.Que nos hace viajar en el tiempo y los días fundacionales de la Prehispania: y donde veas a un Aguila devorar a una serpiente en un nopal, ahi fundarás la Gran Tenochtitlan…