DE LO QUE UNO SE ENTERA POR ANDAR DE OREJON

DE LO QUE UNO SE ENTERA POR ANDAR DE OREJON

JOAQUIN HURTADO PEREZ

Bárbara y Rosy hablan por teléfono:
-Mana, no sé ni qué tomar para conciliar el sueño, padezco insomnio.
-Uh, yo estaba igual, pero desde que tomo las gotitas mágicas con derivado de cannabis, santo remedio, caigo como tronco. 
-Ay, amiga, a ver si me das de esas gotas milagrosas.
-¿Dar? ¡No, chiquita: cómpralas!
-Qué fea eres, Rosy, yo solo quiero unas poquitas, nomás por probar.
-¿Y que luego digan que yo te hice mariguana? No, mi chula, busca al vendedor y pide tu dosis.
-Ok, dame sus datos.

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x