DE LA DICTADURA MILITAR A LA DICTADURA FINANCIERA

DE LA DICTADURA MILITAR A LA DICTADURA FINANCIERA

RAÚL A. RUBIO CANO

“La historia es nuestra y la escriben los pueblos” decía el presidente Salvador Allende. Como también dijo, antes de ser asesinado el 11 de septiembre de 1973 por las fuerzas militares de su país, dirigidas por la CIA, para implementar las políticas económicas neoliberales diseñadas por Milton Friedman y sus Chicago Boys que, se abrirían “las grandes alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor”, y bueno, eso fue lo que sucedió el pasado viernes 25, cuando en torno a la alameda de Santiago, capital de Chile, se concentraron un millón 200 mil chilenos (dato oficial) y no digamos, en otras ciudades de ese país del Sur, donde la gente acudió a sus alamedas a demandar echar abajo: el modelo económico Neoliberal. El proceso popular para llegar a una Asamblea Constituyente, que pueda mandar al carajo la actual Constitución chilena, es lo que va apuntalando la lucha de ese pueblo, porque sencillamente, la actual Constitución expresa una lógica ultra mercantilista de la sociedad y la economía de Chile; Constitución, que lleva a la concentración de la riqueza en unas cuantas manos y, deja en la orfandad a millones de personas, con su correlato de la destrucción de la Naturaleza. Esa mercantilización de la vida llevó en Chile a convertir los derechos del pueblo en viles mercancías, es más, hasta apropiarse de los ríos como una propiedad privada, la barbarie neoliberal no tuvo límites y ahora, ahí están las consecuencias en el mega estallido social y la búsqueda de alternativas populares para ese pueblo sometido por la dictadura militar de Pinochet y sus secuaces y ahora, de un financiero devenido a presidente como es Sebastián Piñera. La indignación contra el Neoliberalismo se ha desatado en todo el mundo; en Europa, renuncian gobiernos porque no han cumplido con lo que prometen, mientras en el caso de América Latina, el proceso no se detiene a pesar del bloqueo a Cuba, de la guerra de amplio espectro de USA contra Venezuela, los pueblos saqueados, indignados se organizan y van con todo para derrumbar a los gobiernos que vinieron imponiendo el Neoliberalismo económico. Recientemente en Ecuador, la insurgencia popular-indígena, impidió que se aceptara la voluntad del FMI; ayer domingo, triunfó la dupla Alberto Fernández-Cristina Fernández de Kirschner. La lucha va en forma en el Cono Sur y donde como diría los venezolanos revolucionarios: “ahí va la brisa Chavista, por nuestra América”. Es la fuerza popular que tiene el ex presidente Lula en Brasil, lo que lo llevó a ser encarcelado para sacarlo de la contienda electoral, pero Jair Bolsonaro, hoy presidente de Brasil, evidentemente tiene los días contados ante las luchas populares que van al alza, no digamos el juicio que le espera en los tribunales internacionales por los incendios de la Amazonia; ahí está el caso de Uruguay, que también ayer tuvo elecciones y otros países más, donde sus fuerzas progresistas van tomando posiciones de lucha para salirse del saqueo Neoliberal. El ejemplo de AMLO, es muy ilustrativo para todos, y donde los cambios en el Sur refuerzan al gobierno de AMLO y su 4T. Ayer, sampetrinos se unieron en oración para rezar por el pueblo de Chile; de veras, cuánta ignorancia y en el fondo, vil maldad de quienes comen bien y viven muy bien. Se olvidan que desde Monterrey fueron mandados cientos de miles de dólares o tal vez millones, por empresarios locales para ese golpe de Estado donde mataron al presidente Salvador Allende (New York Times Octubre 16 de 1974). Años después, el presidente Jimmy Carter, demandó investigación sobre el caso y salió que la colecta de ese dinero la organizó la ITT y apareció una larga lista de esos empresarios criminales de nuestra industriosa metrópoli. Creo que en lugar de rezar por los chilenos (ellos ya se están defendiendo muy bien del Neoliberalismo), deberían esos sampetrinos de rezar por las almas de esos regios, que cooperaron para matar al presidente Salvador Allende ¡Órale! raurubio@gmail.com

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x