IDELFONSO Y LA 4T

IDELFONSO Y LA 4T

Nuevo León es tierra de emprendedores. De altos contrastes. De hombres luchones, trabajadores y leales. Con la palabra empeñada bastaba para resolver las diferencias y los negocios.

Los ideales empresariales se levantaron en las correrías de la Cervecería. De todos sus negocios periféricos. Con las prebendas tributarias desde la época de Bernardo Reyes hasta la construcción del estadio BBVA de FEMSA.

Resulta imposible negar algunos visos humanistas de Eugenio Garza Sada. Así como la torpe y estúpida intentona de su secuestro por parte de la liga comunista 23 de Septiembre.

Cervecería en época de Garza Sada imponía su código de ética. Del formidable grupo Monterrey. Donde no recibían oportunidades laborales en sus empresas quienes tuvieran un credo distinto al católico.

Tampoco las damas continuaban con sus labores profesionales al contraer matrimonio. Discretamente se les despedía organizando la renuncia voluntaria en la celebración de su enlace en la sociedad Cuauhtémoc y Famosa.

Ese fue el Monterrey de Eugenio Garza Sada, el humanista intentado plagiar por una gavilla de estudiantes comunistas, a fin de implantar la revolución en nuestro país.

Por ello resulta tan inoportuna la opinión de Idelfonso Guajardo, frente al comentario de Pedro Salmerón, titular del Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (INEHRM), quién afirmó en una publicación en Facebook que el crimen fue resultado de la profunda división que experimentó la sociedad mexicana en los años 70.Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (INEHRM).

La Historia contemporánea se va reescribiendo. Y algunos temas vale la pena mandarlos a revisión. No funcionar como vocero empresarial y encantador de serpientes.

Dr. Gerson Gómez Salas.

Monterrey N.L.

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x