LOS MISTERIOS DE MINA MARTINS…

LOS MISTERIOS DE MINA MARTINS…

ROBERTO GUILLEN
Con qué agrado, queridos lectores, nos hemos dejado ver en ese bello espacio cultural, denominado Punto y Coma, la atmósfera propicia para tomarse un café, cruzar la pierna y ensayar la delicia de una Conversación, libre de relojerías y otras utilerías presurientas. Si bien es cierto que fuimos atraídos por la charla que mi brother J.J. Silva Benítez, iba a impartir sobre el historial de la Cantina en Monterrey, fuimos sorprendidos y/o atrapados por la Obra de Mina Martins, dado que el Punto y Coma también dispone de un espacio galerístico, donde los y las artistas de la ciudad pueden exhibir sus cuadros u obra en escultura. Para empezar, me fascinó y me maravilló, que frente al trafical salvaje de Garza Sada, de pronto traspasas una puerta, subes unos escaloncillos y eres sorprendido por una suerte intimista garden gallery, donde los misterios de Mina Martins evaporan el feroz trajinar de nosotros los urbanitas. Uno que viene exudando la adrenalina después de haber pagado la anualidad para que no chispen tu página de internet ; uno que viene inventando mantrams exóticos para que no te truene la psique frente al desgarriate que se trae el joven gobernador, ahora subsumido en la Nube Negra de las Desaparecidas… y de pronto la mirada es acariciada por los arcanos mágicos de Mina Martins. La Pintura como el escapista de toda marca registrada. La Pintura como el oasis donde el verbo Utilizar se suicidó con una pistola de agua. La Pintura como un Misterio frente al cual nos observamos desnudos y flotando entre una danza de interrogantes. En el Universo Plástico de Mina Martins no bastan las explicaciones simplistas de 2 mas 2 son cuatro. La Pintura como un Medium para no convertirse en un código de barras. La Pintura como una prótesis de la Imaginación… hoy incubada por la tiranía del Algoritmo. Los Arcanos de Mina Martins nos invitan a redescubrir la poesía de la vida, mas allá de las ambiciones planetarias de un Elon Musk. Ese cuadro que ocupa el centro de la intimista galería y que lleva por título Vivan los Novios, nos traslada con el paseo de Diego Rivera en compañía de la inmortal Frida por la alameda de la CDMX. Digamos que representa el Himno Espiritual tan recurrente en la obra de poetas, escritores y todo tipo de amantes creadores…un Himno que hoy arrastra sus cadenas y que el pensador de moda ha bautizado como la Agonía del Eros…

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x