JULIAN GUAJARDO: UN HOMBRE DE TEATRO

RAÚL A. RUBIO CANO

Ayer partió de esta vida la gran leyenda del Teatro regiomontano: el Maestro Julián Guajardo. Muy lamentable situación para quienes lo considerábamos una parte vital de nuestra cultura norestense, en los avatares de hacer Teatro. Querer conocer a este gran artista, nos lleva a la lectura obligada de: “Julián Guajardo. Un hombre de teatro”. Dos tomos de investigación, entrevistas, documentaciones diversas y fotos de Julián; obra desarrollada por el comunicólogo, Armando de León Montaño, en el año 2014, cuando Julián estaba cumpliendo 80 años de vida, una impresionante creación con el sello editorial de la UANL. En el tomo I de dicha gran referencia bibliográfica y enseñanzas teatrales del Maestro Julián, en la sección que se abrió para diverso público que lo conocíamos y para exponer el gran potencial y realidades artísticas de tan singular personaje, encabezó el listado de opiniones con el siguiente comentario: “Ante la ignorancia de la oligarquía regiomontana, podríamos parafrasear a Bertold Brecht, al señalar que en esta ciudad hay hombres que han hecho teatro un año y son buenos; otros que lo hicieron varios años y son mejores; pero están aquellos como Julián Guajardo, que lo han hecho toda su vida. Esos son los imprescindibles de este bello arte; no digamos ejemplo de resistencia y dignidad en la defensa del oficio”, (Op.Cit. p.31, Tomo I). Igualmente, recordando a Julián, el gran director de directores de Teatro en la entidad, nos comenta el doctor Celso José Garza Acuña, Secretario de Extensión y Cultura de nuestra máxima casa de estudios: “Lamento profundamente el deceso del querido y entrañable Maestro Julián Guajardo, pilar del teatro nuevoleonés, estrechamente vinculado con la Universidad. Fue director del legendario Instituto de Artes, precedente de nuestras facultades de Artes Escénicas y Artes Visuales. Como actor fue una presencia intensa y brillante; una batuta rigurosa como director y formador de cuadros de actores fundamentales. Junto con Rubén González Garza y Sergio García, desaparecidos en los años recientes, y Luis Martín, quien sigue firme y generando ideas y proyectos; el Maestro Julián formó parte de estas columnas que sostienen la tradición teatral de nuestra entidad, una tradición heredera de una rica historia y que se ha transmitido a las generaciones posteriores hasta nuestros días; una tradición de compromiso y pasión por el arte escénico, de conocimiento pleno del oficio. En enero pasado, el Maestro Julián recibió el abrazo de la UANL cuando se le otorgó el Reconocimiento Medalla Colegio Civil al Mérito Artístico 2020. En paz descanse, Maestro Julián Guajardo”. ¡Hasta siempre, Camarada Julián! raurubio@gmail.com