JORGE REYES O LA CANCIÓN DEL CHAMÁN DESTERRADO

JORGE REYES O LA CANCIÓN DEL CHAMÁN DESTERRADO

ROBERTO GUILLEN

Orlado por la inspiración poÉtica de Nezahualcóyotl apareció “La Canción del Chamán”, en el musicantro “La Tumba”: se trata de Jorge Reyes, quien acompañado de Arianne Pellicer,la noche del 29 de junio nos brindaron un montaje musical que mantuvo hechizados a los asistentes durante los setenta y tantos minutos que duró el ritual de sonidos ancestrales que provocan el despertar del nahual que todos llevamos dentro.
Reyes en el escenario es el ente primigenio que todos fuimos.Viste un conjunto de manta y en el pecho lleva el rostro de una calavera , cuya mirada penetrante pareciera revelarnos algún arcano secreto: las imágenes de un par de serpientes se enroscan en su pantalón.
¿Tiene algún significado especial su atuendo?
Sólo te puedo decir que me lo diseñó un amigo de Guadalajara. Lo demás es algo muy personal que no te puedo decir…
Su proyección musical tiene mucha fuerza…pero cómo nos percibe usted de allá para acá?
No tengo nada que decirte, uno tiene su mundo y ya,

Jorge Reyes se muestra pétreo. Un tanto cuando desconfiado con el periodista. Lo mira con una combinación de rareza y desdén. Obviamente está agotado. En compañía de Arianne Pellicer bebe su tequila con la gravedad del ser incomprendido y desterrado. Durante su ejecución impuso un silencio ritual. Nadie se atrevió a tasajear la noche con sus griterías banales. Desde lo más remoto del inconsciente colectivo un chamán estaba ritualizando su canción, entre nubes de incienso y la parpadeante aparición de una silueta femenina, que no cesaba de acercarnos al mundo prehispánico que hemos arrumbado a los tiliches de la perecedera arqueología….

la muerte al filo de obsidiana…
la muerte al filo de obsidiana…
la muerte al filo de obsidiana…

El chamán consigue su magia en la mezcla de aparatos electrónicos, sin olvidar los instrumentos hechos por el ingenio artesanal. Es un descenso que arranca con los sintetizadores, pero a medida que va transcurriendo la noche se va acercando al espíritu primigenio del hombre. Los últimos 10 minutos de su montaje los utiliza para hacer su cuerpo otro instrumento musical: el más profundo y ritual. Entre expresiones ininteligibles que bien pudieran equipararse a los sonidos guturales del primitivo que anhela unirse al Cosmos; del hombre que se maravilla ante la majestuosidad de un Relámpago y de su primo hermano, el Trueno.Del hombre que invoca el paraiso perdido.

¿Qué es lo que transmite usted a través de su música?
Si yo supiera…
Con esta lacónica respuesta el periodista se percata que su cansancio más que físico es existencial. El artista ha llevado su arte musical a las europas, pero en su mirada hay dos cosas: cansancio y extravío: una especie de aburrimiento existencial. Le pesa hablar de sí mismo.

¿Hay algún personaje de la cultura prehispánica que usted admire?
Cuauhtémoc

¿Se consdiera usted una especie de iniciado en el mundo de la expresión musical?
Para nada, soy un pagano.

¿Algún comentario para los niños de este mundo?
…ante ellos me daría unas cachetadas y me pondría a danzar.
noviembre 2003

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x