EL TRIUNFO DE LA PAELLA

EL TRIUNFO DE LA PAELLA

POR MALCOLM EL SIBARITA

Como una secta secreta  en busca del Gran Arcano, fuimos  reverencial y paulatinamente llegando al Botanero, donde Geny la doncella nos recibìa con un dulce beso. Teníamos una cita con la Señora Paella que cocina Héctor Sepúlveda, mejor conocido por sus amigos, como «La Cuchara» . Y para sazonar el momento, Don Lalo, el simpatiquísimo viejo cosmopolita, nos brindó un singular preámbulo musical, acompañado de su guitarrista de cabecera, que cantina tras cantina sigue sus pasos como lo hacía aquel Sancho Panza con el Quijote de la Mancha. De tal manera que nuestra bohemia flotaba sobre la nube del desengaño, pero con el toque de un tequila, el instante se tornaba mexicanísimamente festivo.

Pobre Geny, siguen llegando más amigos de «La Cuchara», que también saben de su maestría para cocinar el manjar de la «madre patria». Además de la cerveza de rigor, fluyen los tragos de ron, tequila y whisky. Las mesas aceitan el paladar para recibir el momento estelar de la Señora Paella.

Ahhh…fluyen màs botellas, pero ahora de vino tinto. Linda imagen la de Geny descorchando un tinto. El Botanero mismo flota sobre el hechizo de La Cuchara Mágica. El viejillo Domínguez ya sufre el desespero al ver que otros comensales ya flotan con la Paella. El Toro Estrella del for Sale tambièn se inquieta. Don Lalo No. Su sabia parsimonia sabe que todo en su momento bueno es. De pronto arriba  Geny candy con un arsenal de platillos, provocando se dilaten las pupilas del viejillo Domínguez, cara de millonario-con-la-billetera hueca. El Toro Estrella del for Sale se esponja al ver el platillo junto a él. Toma sus cubiertos con la misma sacralidad que  un director de orquesta se planta ante sus músicos…

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x