LUDYVINA VELARDE O EL ESTALLIDO DE LA DIGNIDAD

LUDYVINA VELARDE O EL ESTALLIDO DE LA DIGNIDAD

ROBERTO GUILLEN
Primero la disfruté en una actuación electrizante, revestida con el espíritu insobornable y atemporal de una Antígona. En el Foro Arcadia Ludyvina Velarde encarna un frenético «Más Allá del Bien y del Mal», que marca el destino de Amanda Ibarguengoitia, una muñeca rota que toma por el cuello a las instituciones y a la fauna leguleya de los tribunales, al tiempo que flota con la poética de un Lord Byron.LegÍtima Cordura describe la luminosa defensa de una muñeca rota que sencillamente responde a su naturaleza de material girl.En la defensa de la muñeca rota parecieran flotar las interrogantes de Rimbaud:
¿A quién alquilarme? ¿Qué bestia hay que adorar? ¿Qué santa imagen atacamos? ¿Qué corazones romperé?¿Qué mentira debo sostener? ¿Entre qué sangre caminar?

Amanda Ibarguengoitia nos traslada con aquella frase que el pintor Ramón Garza solía expresar en sus interminables bohemias de cantina: «La máxima locura es la ,máxima lucidez».
***
Tuvimos la dicha de gozar una entrevista con Ludyvina en el Contagio de la Imaginación, donde constatamos que la Rebelión de Amanda también es la rebelión de Ludyvina. Si en el Foro Arcadia asistimos a la rebelión de Eva, saltando en defensa de todos los crímenes de la humanidad, en el Contagio de la Imaginación una actriz asume la defensa de la Mujer contemporánea. Ella es un estallido de Dignidad. Una protagonista de la vida real. Divina Ludyvina. En su nombre lleva marcado el destino.
***
También asistimos a disfrutar su actuación como Melitta Klain, donde se avienta un tete a tete con esa maravillosa monstruosidad que resulta ser la clínica-maquinal de Melaine Klein, en una formidable actuación de Claudia Marín. Todo en un escenario para-depresivo. Un escenario musical de penumbras,agudezas y otras exquisiteces que nos brinda la Casa Musa del buen Hernán Galindo y Madame Paty de la Piedra. Tan exquisito que alcancé a sentir los días gloriosos de aquel dandy del hotel Savoy..pero ya tendremos tiempo de escribir unas líneas más generosas al respecto.
***
Hoy levanto mi copa de Alegría y brindo por la Divina Ludyvina: Salú

Roberto Guillen

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Read also x